AVES - OCELLS - BIRDS - OISEAUX DEL PARC DE DIAGONAL MAR

El presente Blog pretende recoger las novedades ornitológicas que se produzcan en el Parc de Diagonal Mar de Barcelona. Desde su inauguración, en el 2002 hasta el 2016 se han detectado un mínimo de 154 especies de aves. Toda esta información, hasta el momento, se ha ido recopilando en los informes "Parc de Diagonal Mar. Memoria de Fauna". El más actual de estos informes se puede descargar directamente desde este blog. Está abierto a la participación de todos aquellos que quieran aportar citas.Las imágenes de este blog pertenecen a sus propietarios y no pueden ser utilizadas sin consentimiento expreso de los mismos.

martes, 17 de enero de 2017

LYNX EDICIONS: UNA HISTORIA SECRETA, DE GÉNESIS Y EPITAFIOS

Os voy a relatar ahora una historia que tiene más o menos unos 30 años... Y que dejará de ser secreta. A finales de los años 80, y gracias mi trabajo en una empresa pública de paquetería, inicé un proyecto que, visto el tiempo, ya estaba abocado al fracaso. Gracias a mi escueto salario, comencé a comprar guías de todo el mundo para intentar hacerme una biblioteca lo suficientemente amplia para poder identificar la mayoría de aves que aparecían en libros y/o documentales (no tenía como otros la capacidad de viajar). Mi intención era cortar esas imágenes de vídeo y hacerme como una enciclopedia visual de aves (Recordemos, no existía Inernet y se grababa en vídeos VHS). Por eso, compraba en UK,  guías de aves de oferta, por haber salido una nueva edición, y me esperaba al verano, cuando la peseta se revaluaba en relación a la libra. Esa revaluación no era una tontería. En invierno, una libra costaba unoas 240-250 ptas. y en verano unas 200 ptas...
Entonces los grupos ecologistas y asociaciones eran escasas y con poca capacidad económica. Y mis compañeros de trabajo. cuando veían entre la multitud de paquetes algunos relacionados con la natura me avisaban. Así yo, dentro de mis entonces escasa capacidad laboral, intentaba acelerar los mismos e incluso le comentaba al funcionario que fiscalizaba los envíos aduaneros, explicándoles que eran libros o eran para un grupo ecologista que no tenía un duro. A veces, eso funcionaba, otras no. Hay que recordar que en aquel tiempo el estado español no pertenecía a la Unión Europea y los envíos comerciales pagaban aduanas.
Así, a finales de los 80 o principios de los 90 (no me acuerdo exactamente), empezaron a llegar paquetes con libros de forma más que "sospechosa". Alguien estaba comprando libros de aves como yo, pero a nivel industrial, se estaba preparando algo... Esos libros iban a nombre de un tal Andrew y dirigidos al código postal 08003. Al principio venía a recogerlos a un vetusto edificio de la estación de La Sagrera (si, esa que sigue sin construirse...) y luego ya pudimos en ocasiones enviarlos al distrito de reparto para que no viniera tan lejos. 
El caso es que cuando salió el Handbook, quizás fui el único que no me llevé ninguna sorpresa. Aparecían 3 "mosquiteros" (perdón "mosqueteros" ;)  entre genios y locos que acometían un desafío al mundo anglosajón, aposentado en un supuesto trono de oro de la excelencia ornitológica. Pero la obra fue tan bien recibida en todo el mundo que cogieron impulso y demostraron lo que se puede hacer con ganas, excelencia, relaciones sociales y, también hay que decirlo, capacidad económica (de lo que nos falta a algunos para publicar aquello que queremos...). Recuerdo de entonces, un dominical de algún periódico donde la entrevista llegaba a recoger la idea que la obra se había mantenido en el más absoluto de los secretos.. (no era mi caso...).  Pasado el tiempo, abandoné aquel trabajo y con algo más de ingresos, abandoné también mi idea de acumular guías y acudí a una dirección del Passeig de Gràcia, donde compré los 3 primeros volúmenes y desde entonces me suscribí a la obra.
Relatado esto, el tiempo pasó.... Y lo que son las cosas, allá por el 2000, recaí en otro servicio donde aparecen de nuevo los Handbooks. Allí ya tenía mayor capacidad de influencia y comencé a seleccionar entre los envíos devueltos, aquellos Handbooks que venían del extranjero. Para evitarles mayores problemas se reacondicionaban, se reprecintaban y se enviaban directamente a la oficina de Bellaterra, dirección actual de Lynx.
Y el tiempo pasó de nuevo... Y cambié de vida y vivienda... Y acabé en Diagonal Mar, junto a un parque donde llevo censadas 154 especies diferentes de aves... ¿Y qué pasó entonces?. Comenzaron las sombras con Lynx edicions...
Tuve la mala fortuna que Lynx trabajaba con una empresa de reparto que acaba en W y que en la inmensa mayoría de lugares trabaja bien, menos en esta parte de la ciudad. Comenzaron a dejarme avisos de paquetes... Luego, no me dejaban avisos y me llamaban por teléfono al fijo. Tenía yo entonces que reconocer cual era su teléfono para reclamar el envío. Luego ya, ni llamaban ni dejaban aviso y me enteraba yo por el envío por amigos ornitólogos que te llamaban... Una odisea que me ocurría con todo lo que repartía esta empresa W, incluidos envíos de un conocido vendedor con nombre de selva brasileña y origen francés de los envíos. El caso es que a pesar de estar suscrito era yo siempre el último en recibir el libro con bastante retraso. Y de forma sistemática. En una ocasión me llamó Lynx que me iban a devolver el Handbook de esa empresa W, y ni me había enterado que me lo habían mandado. En otra, tardando tanto y sabiendo que ya lo tenía todo el mundo, lo reclamé a Lynx. Y en 2 días me llegó... Y a los 3 días me llegó otro... Flipante el control de envíos en e reparto. No sé si por tonto o por honesto, llamé y lo comenté y vinieron a recoger el sobrante... Así, la llegada del Handbook, durante años, se convirtió en una incerteza y en ocasiones en una desesperación acumulativa. Lo comenté en Lynx, pero ya se sabe, uno de los defectos de las empresas en nuestro país es que cuando pagan al manipulador y repartidor de envíos, se olvidan del servicio postventa. Ellos ya han cobrado y cumplido.
Por eso, a la salida hace pocos días del segundo volumen del Cheklist, llamé a Lynx. Por favor, no me lo mandéis por W, mandármelo por aquella empresa pública postal (donde trabajé más de 20 años y que sé muy bien como funciona) que si no estoy en casa, me dejarán aviso e iré a la oficina. 
Pero Lynx me lo envió directamente a la oficina y con el agravante que al ser un paquete directo sin reparto a domicilio, se fue a la antigua oficina de la que pertenecía, a 2 Km. y no a la que tengo al lado de casa, a 4 calles. 
Cuando me quejé a Lynx, después de varios correos electrónicos, la salida que me daban era: o lo recoges allí o dejas que lo devuelvan y vienes a Bellaterra porque nos hemos gastado más dinero en tu envío que en los demás.... En fin, todo se erosiona, como nuestros deltas del Mediterráneo. Un epitafio a esta relación...


No hay comentarios: