AVES - OCELLS - BIRDS - OISEAUX DEL PARC DE DIAGONAL MAR

El presente Blog pretende recoger las novedades ornitológicas que se produzcan en el Parc de Diagonal Mar de Barcelona. Desde su inauguración, en el 2002 hasta el 2016 se han detectado un mínimo de 153 especies de aves. Toda esta información, hasta el momento, se ha ido recopilando en los informes "Parc de Diagonal Mar. Memoria de Fauna". El más actual de estos informes se puede descargar directamente desde este blog. Está abierto a la participación de todos aquellos que quieran aportar citas.Las imágenes de este blog pertenecen a sus propietarios y no pueden ser utilizadas sin consentimiento expreso de los mismos.

lunes, 1 de febrero de 2016

VACIADO DEL LAGO: UN DESPROPÓSITO

El contrato que formalizó hace ya unos años l'Ajuntament de Barcelona con una gran empresa para la limpieza de diferentes lagos de la ciudad ha supuesto para el parc de Diagonal Mar un importante varapalo a nivel medioambiental. Precisamente, un parc que se muestra por parte de este consistorio como ejemplo de biodiversidad. En los primeros años de vida del espacio, del 2002 al 2006, no hubo vaciado alguno. Esto dio lugar a una importante fauna ictiológica con carpas de importante tamaño. Daba ello lugar a la presencia continua de ardeidos, muchos procedentes del zoo de Barcelona. Y contemplados por mucha gente, dando un plus social al parc. Pero también llegaron otros salvajes, como las observaciones de garcilla cangrejera (Ardeola ralloides), atraidas por la población de rana común. De hecho, he detectado durante todos estos años la presencia de 7 especies de ardeidos y 1 híbrido, aunque hace ya algún timpo que muchos de ellos no aparecen. El vaciado por rotura en el 2006, supuso la eliminación de toda vida acuática... Pero al ser puntual, otras especies como las anátidas siguieron reproduciéndose. Es el caso del ánade real (Anas platryrhynchos) y la oca (Anser anser). Y parte de esa ictiofauna se recuperó. Desafortunadamente, el inicio de limpiezas anuales del lago se estableció en enero y afectando febrero, lo que ha dado resultado a la desaparición de las ocas y reales como reproductores. Además, una limpieza anual sin estudio previo de su necesidad supone un gasto económico para todos nosotros. Estas limpiezas se deberían hacer en otras épocas del año y cuando fueran necesarias por causas objetivas. Esto, unido a la vigilancia necesaria dentro del parc, limitando el acceso de personas a las zonas de cemento y el de perros sueltos, supondría una mejora considerable para un parc que los gestores municipales quieren vender como ejemplo de biodiversidad pero que actualmente no lo es.