AVES - OCELLS - BIRDS - OISEAUX DEL PARC DE DIAGONAL MAR

El presente Blog pretende recoger las novedades ornitológicas que se produzcan en el Parc de Diagonal Mar de Barcelona. Desde su inauguración, en el 2002 hasta el 2016 se han detectado un mínimo de 153 especies de aves. Toda esta información, hasta el momento, se ha ido recopilando en los informes "Parc de Diagonal Mar. Memoria de Fauna". El más actual de estos informes se puede descargar directamente desde este blog. Está abierto a la participación de todos aquellos que quieran aportar citas.Las imágenes de este blog pertenecen a sus propietarios y no pueden ser utilizadas sin consentimiento expreso de los mismos.

viernes, 13 de noviembre de 2015

TERRITORIOS INVERNALES

El seguimiento del parc en estos últimos años me ha dejado entrever una tendencia que, en ocasiones, puede pasar desaparcibida. Sobre muchas especies de aves hay estudios que determinan que los mismos ejemplares suelen volver a criar a la misma zona y en ocasiones al mismo nido a pesar de largas migraciones. Pero, ¿qué pasa con los pequeños pajarillos?. No me refiero en este caso a la época de cría sino a la invernada. En el caso de un parc como Diagonal Mar, donde las especies invernantes suelen contar con pocos individuos o a veces con tan solo uno de ellos, se manifiesta, años tras año, una curiosa tendencia. Los ejemplares que llegan a invernar, a pesar de poseer algunos espacios adecuados, se asientan siempre en la misma zona. Y la individualidad de los mismos hace sospechar que se pueda tratar del mismo ejemplar que llega año tras año al mismo lugar. En especies grandes como las gaviotas esta tendencia queda manifestada en la lectura de marcas y anillas, hecho que no se puede extender visualmente a las aves más pequeñas y que además no abandonan a diario el parc como los láridos. Hemos tenido una hembra anillada de martín pescador (Alcedo atthis) que llegaba año tras año a invernar y que fue sustituida por un macho que siguió este patrón. Hay un chochín (Troglodytes troglodytes) que se mueve cada invierno en la misma zona. Y un ruiseñor bastardo (Cettia cetti) - este año no ha llegado- que siempre se ubicaba en el mismo pequeño espacio, a pesar de haber más vegetación acuática. Y más casos.
Es decir, la escasa densidad aviar, unido a la fidelidad a determinados y pequeños espacios a los que obliga el parc, permite pensar que parte de las observaciones invernales corresponden a ejemplares que invernan regularmente. Y es que es posible que la adaptación y conocimiento de un ave a un espacio concreto en invierno facilite enormemente a la misma la supervivencia y por lo tanto la estabilidad de ese territorio invernal, tal y como pueda ocurrir con los territorios de cría.