AVES - OCELLS - BIRDS - OISEAUX DEL PARC DE DIAGONAL MAR

El presente Blog pretende recoger las novedades ornitológicas que se produzcan en el Parc de Diagonal Mar de Barcelona. Desde su inauguración, en el 2002 hasta el 2016 se han detectado un mínimo de 153 especies de aves. Toda esta información, hasta el momento, se ha ido recopilando en los informes "Parc de Diagonal Mar. Memoria de Fauna". El más actual de estos informes se puede descargar directamente desde este blog. Está abierto a la participación de todos aquellos que quieran aportar citas.Las imágenes de este blog pertenecen a sus propietarios y no pueden ser utilizadas sin consentimiento expreso de los mismos.

martes, 29 de abril de 2014

DESCRIPCIÓN DEL MOSQUITERO IBERICO

Poder localizar a esta especie pasa, si no eres anillador y no lo tienes en mano, en escuchar su canto. Una vez localizado por el mismo sí que podemos vislumbrar algunos detalles que pueden confirmar nuestra observación. Afortunadamente, el canto es distintivo. El ave observada se movía entre las hojas más cerradas de una encina, desde donde voló a otra. Iba cantando durante unos cinco minutos a la vez que se alimentaba en un tono algo bajo. Su comportamiento escondedizo hizo que el seguimiento se prolongara durante unos 20 minutos. Uno de los aspectos más llamativos de su morfología era un aspecto general algo más amarillento en sus parters inferiores. Aunque este carácter, una vez observadas fotografía en la red, parecía menos marcado en campo, ya que el fuerte sol que caía sobre la encina y alguna ocasional visión de su pecho, mostraba un ave con poco amarillo. En cambio, al observarlo bajo sombra ese amarillo era más notorio. Lo que sí que se observa cuando buscas el detalle es una ceja más notoria que en Ph. collybita y que se prolonga más sobre la parte posterior del ojo. Esto unido a su pico más grande que en collybita y con la mandíbula inferior algo anaranjada le daba en algunos momentos un "aire" de zarcero, más reforzado por sus movimientos entre ese tipo de vegetación. Algunos autores apuntan también a que su dorso es grisáceo y no verdoso. Yo diría más bien que en mi observación no era definido y no era verdoso, aunque tampoco mostraba un color grisáceo definido. En cuanto las patas lo que sí se apreciaba es que la parte superior del tarso era de color marrón y en cambio las inferiores de color amarillento sucio. De todas formas, para poder identificarlo, como decía al principio hay que escucharlo cantar, de lo que se deduce que, si ya los machos son poco localizables, las hembras podrían pasar desapercibidas.